Frase

Autor

lunes
4
julio

MM’s World: Tienda experiencial para las famosas bolitas de chocolate.

20110703-080328.jpg

Cuando leí No Logo, hace ya unos cuantos años, me interesó bastante la parte en la que Naomi Klein habla sobre el fenómeno de las tiendas de marca… Una especie de templo donde alabar al dios consumo y vivir una experiencia de la mano de tu marca favorita. Un lugar donde las marcas construyen su personalidad, hablan directamente con sus fans y, por supuesto, venden sus productos.

Ya he visitado unas cuantas Apple Stores y sentido esa sensación de estar involucrado en algo grandioso… Apple, Disney, Nike o Starbucks son algunas de las especialistas (y pioneras) en ese tipo de tienda.

Lo que no me imaginé es que dicho concepto (con la euforia colectiva que conlleva) sirviera para cualquier producto. Y os digo eso por que acabo de visitar la tienda de marca de una marca que nunca pensé que tuviese una: hablo de MM’s World New York, la tienda de las bolitas de chocolate más famosas del mundo.

Iba por la calle y de pronto me deparo con esta impresionante estructura de 3 plantas en la que un montón de personas hacían cola para entrar. «Pero si son unas bolitas de chocolate!!» pensé… «¿que puede haber ahí para llenar 3 plantas en la 6ª avenida y que la gente haga cola en la puerta?».

No pude irme de ahí sin entrar para quitarme esa duda, por lo que me puse en la cola también. 10 minutos más tarde me quedé impresionado con lo que vi adentro: Los directivos de marketing, en una jugada genial, han aprovechado a los famosos muñecos de los anuncios de MM’s para crear una familia de personajes… Y con ellos «ampliar» la marca a todo lo que puedas imaginar.

20110703-080349.jpg

Camisetas, imanes de nevera, peluches, monopolies, pelotas de fútbol, llaveros, vasos, cubertería, paraguas, ventiladores… De verdad que puedo seguir con la lista. Había todo tipo de producto impreso con las bolitas de colores sonrientes.

La tienda parecía literalmente un hormiguero gigante e incluso fue difícil encontrar el lugar dedicado a lo que realmente importaba en todo eso (por lo menos para mi): El chocolate.

20110703-080426.jpg

20110703-080405.jpg

Pero allí estaban. En la segunda planta. Y una vez que las encontré me di cuenta de que allí tampoco vendían chocolate… Al menos no sólo chocolate. Comprar MM’s en esa tienda era toda una experiencia. Una máquina te escaneaba para detectar cual era tu color de MMs apropiado para ese momento, otra hacía combinaciones según tus gustos personales y podías incluso comprar combinaciones exclusivas de la ciudad como «Taxis de Nueva York». Por supuesto, había cola para todo y el ritmo de venta era frenético.

20110703-080416.jpg

No voy a entrar en si la MM’s World tiene o no sentido… Lo tendrá para algunos (por eso existe no?). Yo soy un fan boy de Apple y seguro que muchos no encuentran el menor sentido en que vaya a visitar las Apple Stores en cada una de las ciudades por las que paso. «Venden exactamente lo mismo» me dicen todos… Pero visitar la tienda de MM’s ayer me dejó pensando en todo eso de la experiencia de marca de que tanto hablamos a cada día.

¿Hemos llegado a un punto en el que cualquier marca puede tener sus fans y ser adorada como a un Dios? ¿0 es sólo otra forma más de generar negocio aprovechando una marca ya construida?

Por supuesto que no sé la respuesta… Pero escribo este post mientras como mi bolsita de MMs «combinación España» y la verdad es que desde ayer, MMs me cae un poquito mejor =)

Share

COMPARTIR:
VOTAR: votar